jueves, 5 de julio de 2018

¿Nuestros diputados, o de ellos?



Escuché por radio, en una lamentable entrevista, a uno de nuestros supuestos diputados en la Asamblea Nacional expresar que él no había sido elegido para tumbar a Maduro, sino para funciones contraloras, que no le son posible cumplir, porque el gobierno de Maduro se lo impide.
En otro programa radial otro de nuestros representantes al parlamento, analizando la situación del campo decía algo como: “AgroPatria fue conformada para competir deslealmente con el sector privado, acaparando para esa organización el monopolio de los fertilizantes, agroquímicos, semillas… si las FFAA quisieran hacer su propia empresa para competir en ese ramo, porque estamos en democracia, nadie se lo puede impedir, pero hacerlo para ocupar todos los espacios y ahogar al productor privado eso es competencia desleal.”
Aún otro diputado decía que estaba dispuesto y veía con agrado, porque vivimos en democracia, que un sector tan grande como el chavismo tuviera su propia representación política y compitiera en elecciones libres y democráticas por cargos públicos, él estaba seguro que la gente no los elegiría.
¿Qué tiene esta gente en la cabeza? Cada vez que alguno de ellos abre la boca lo que sale es una sarta de incoherencias, una mayor que la otra, tiene un pastiche mental de ideologías, conceptos, normas y simples excusas para siempre, siempre, justificar sin ningún pudor sus errores y omisiones, en eso se parecen mucho a los chavistas, lo que habla muy mal de varias generaciones de políticos que lo que hacen es desplazar las culpas al otro para nunca asumir responsabilidades.
¿Y qué se hace con los políticos irresponsables y fallidos? Pues se sale de ellos, que es lo que debemos hacer antes de siquiera ocuparnos de luchar en contra del chavismo, salir de ellos y que ocupen su lugar personas que quieran luchar, liderar, hacer, construir y no vegetar, complacer, engordar y negociar nuestro futuro con el enemigo.
Pero ojalá fueran sólo los políticos de quienes dudamos su adhesión a la causa democrática, tenemos a los militares, ahora comprados y exhibidos como pitbulls con collar de brillantes falsos, con la ilusión de unos sueldos altos que los separa de la miseria del resto del país, creyendo que unos pocos dólares los salvará del desastre económico hacia donde nos dirigimos, todos esos millones de bolívares que les deposita el gobierno en sus cuentas como salario, son papelillo, los están engañando como si fueran unos subnormales profundos (a lo mejor lo son), ahora para ningún venezolano hay duda, con este aumento de sueldo injusto, vil, inmerecido, quedan en evidencia, son sirvientes de los cubanos, disfruten el papelón mientras puedan.
Tenemos a la Iglesia Católica, en la que el Vaticano está enredado en un asqueroso contubernio con la izquierda más retardataria y corrupta de Latinoamérica, mientras sus autoridades locales y sacerdotes tienen que sufrir persecuciones, malos tratos, amenazas, insultos, ataques por parte de los gobiernos que el Papa reciben en palacio y con los que sostienen tratos secretos, nunca la Iglesia estuvo tan comprometida con las fuerzas del mal como en este preciso momento.
Es de sentido común que si una sociedad se va a organizar para la lucha frontal en contra del enemigo (y aquí soy muy claro, no es un adversario ni un contrincante, aquel que te quiere ver muerto, es el enemigo) debe primero hacerse una limpieza profunda en casa, salir de los elementos indeseables, de los quinta columnas, de los traidores y colaboracionistas, de quienes no se puede confiar ni están capacitados para la confrontación, si tienes a los enemigos manejando tu propia representación estas frito, es imposible ganar ninguna batalla, excepto aquellas que te permiten ganar para guardar las apariencias y asegurar a los agentes enemigos en los puestos de confianza.
La Asamblea Nacional es nuestra principal arma de lucha, junto con el Tribunal Supremo de Justicia en el exilio, no cuento a la actual Fiscal porque ella ya sabemos quién es, de donde viene y a quien se debe, es demasiado obvio para seguir confiando en un enemigo supuestamente redimido, hay que cambiarla ya.
Sólo con una Asamblea Nacional vendida al enemigo ha sido posible todas esas reuniones entreguistas en la República Dominicana, que se haya permitido sin ninguna resistencia la presencia de un individuo tan negativo como Rodríguez Zapatero sirviendo de mediador, ahora resulta que tenemos una serie de políticos en el extranjero, supuestamente perseguidos por el régimen, hablando en nuestro nombre, y que son fichas del régimen, hay que depurar esas instancias, porque los verdaderos se confunden con los falsos.
El liderazgo en la oposición se está dando de manera natural, la gente no es tonta, saben quiénes son los que ha echado “el resto” por la libertad y la democracia, quienes se han mantenido en la lucha y son los verdaderos perseguidos del régimen, el resto son personajes sospechosos que lo que buscan es protagonismo para justificar las partidas de dinero que reciben de organizaciones internacionales que los mantienen como “nuestros representantes”.
Tenemos demasiados izquierdistas ladrando en nuestro patio, si bien no deberíamos rechazarlos pues sufren igual que uno las iniquidades del gobierno colonial cubano, tampoco debemos darle responsabilidades de primera línea porque confunden, su presencia es ambigua y no nos representan.
Poner orden en nuestro campo, saber con quienes contamos de verdad, no podemos darnos el lujo de andar adivinando o esperando que no nos traicionen de nuevo, ya basta, y en este sentido la directiva de la actual Asamblea Nacional (AN) debe ser la primera en cambiar, ninguno es confiable, son un legado de los traidores, están atornillados en sus curules no por nuestra voluntad, sino por la voluntad del enemigo, su misión es servirles, y la de ellos, servir a sus propios intereses.
Olvídense de armar grandes estrategias con una oposición tan intervenida por el gobierno como la actual, hay mucho bichito por allí negociando su participación por unas boronas de queso, hagamos caída y mesa limpia, pongámoslo todos a votación, a referéndum o a cualquier otra forma de selección, por supuesto, sin la participación del CNE.

Un juego político que fracasó.

Los partidos políticos que hacen vida en la AN deben ser todos puestos bajo escrutinio, son organizaciones que han logrado sobrevivir gracias a la ayuda del gobierno, o por lo menos a su reconocimiento, lo que sabiendo la naturaleza del chavismo implica una extorsión debajo de cuerdas, el reconocimiento político a participar en elecciones a cambio de algo, esta es la mayoría de los llamados partidos tradicionales.
Los partidos que han vencido todos los obstáculos y presiones del CNE y han logrado su oportunidad de competir son irremediablemente controlados por los resultados de las votaciones, no tienen la menor oportunidad de triunfar en ninguno de los comicios controlado por el gobierno, se mantienen allí por la voluntad de los electores y todos sabemos cuáles son estos partidos.
Hay un problema con una gran parte de las organizaciones políticas más nuevas, y es que han sido exitosas en su estrategia para atraer militancia, sobre todo gente joven y aún cuando todas empezaron como partidos socialistas con tendencia de centro-izquierda, las circunstancias del país y de los calamitosos resultados del gobierno de Maduro han desprestigiado a todas estas corrientes de la izquierda que ponen su acento en una burocracia profesional y eficiente.
La radicalización comunista del gobierno ha dejado al descubierto las debilidades de estas ideologías que apostaban a un estado fuerte, centralizado, benefactor y de carácter social (que no acepta la prevalencia de la propiedad privada sobre el interés público), ahora, cuando prevalecen los esquemas y conceptos de la libertad individual y del mercado, donde se privilegia a la sociedad civil organizada, los emprendimientos y las actividades productivas privadas dentro de una estructura liberal clásica y mínima del estado, tratan de darle un viraje a sus organizaciones para alejarlas de los principios fundacionales que los crearon.
Estos partidos políticos están viviendo sus crisis debido entre otras circunstancias por el estrangulamiento económico a que los tiene sometido el gobierno central, por el gran éxodo de jóvenes que se han ido del país, por las cada vez menos simpatías que despiertan aquellos discursos que nos vendían buenos gerentes para la justicia social, por el rechazo de la sociedad en general a todo lo que huela a comunismo, los jóvenes que han quedado ocupando cargos de relevancia en la AN están confundidos, no tienen las herramientas ni el apoyo para hacer sus trabajos, principalmente, no tienen idea de cómo enfrentar a la hidra de siete cabezas que es el gobierno chavista y muchos de ellos prefieren plegarse a las políticas entreguistas de los viejos saurios que hacen de líderes de la manada opositora.
Desde afuera la oposición venezolana se ve no solo desunida, contradictoria, suicida, poco confiable sino que lo más probable es que el interés que existe en el mundo por la situación de nuestro país se vaya apagando al no encontrar un liderazgo responsable, único, adaptativo a las circunstancias y con dirección, es decir con una estrategia de lucha viable.
Volviendo a las declaraciones de nuestros diputados en las entrevistas radiales, los diputados que nos restriegan en la cara el contrato de trabajo para excusar sus fallas hay que darles bomba, hay que sacarlos de inmediato, ni son políticos ni nos representan con dignidad, cada puesto en la AN cuenta, es un puesto de batalla en la línea frontal, no podemos permitirnos el lujo de tener allí reposeros o sindicalistas velando por sus prestaciones y clausulas contractuales, estamos en medio de una gran conflagración, no necesitamos seres pequeños ni espíritus egoístas.
Ya a estas alturas deberíamos tener claro que la democracia en Venezuela se encuentra en serio peligro, está siendo manejada justamente por los enemigos de la democracia que se dicen así mismos defensores y encarnación de los ideales republicanos, para los chavistas confundir a la gente, sembrar dudas sobre que es legítimo y que no, que es patria y quien es un traidor es una tarea de guerra psicológica, su propósito es que las palabras pierdan su sentido usual, que el pensamiento se extravíe por las sendas del relativismo, la disgregación y la atomización de principios y conceptos y el concepto de democracia que utiliza mucha de la oposición manipulada es reflejo de que en ese departamento, el chavismo va ganando.

Prepararnos para el peor escenario posible

La democracia no puede ser entendida como carta blanca para que la gente piense, actúe y disponga de las cosas como le da la gana, la democracia no es una patente de corso ni un banquete de pordioseros donde todos comen, beben, fornican y hablan lo que quieran, democracia no es libertad absoluta, es todo lo contrario, democracia es una forma de vida que exige un comportamiento muy riguroso para que podamos gozar de la libertad.
Democracia es compromiso con principios sagrados de humanidad, civilidad, respeto, apego a las leyes, a las instituciones y a los principios morales, democracia no es hacer negocios como me salgan, tampoco es tener que soportar a los que se comportan como animales, ni a militares haciendo empresas y compitiendo deslealmente por abuso de poder, en democracia hay reglas y muy estrictas que hay que cumplir, y castigos muy severos para quienes las incumplan, de otra manera no hay democracia sino merienda de negros, anarquía y desorden.
A los comunistas le conviene una sociedad en situación de anomia, donde nadie se sienta seguro ni pueda planificar el día, el comunista vive de la mentira y de la trampa por eso se llaman así mismo demócratas, pero lo que hacen es destruir el orden social desde adentro, demoliendo las instituciones, corrompiendo a los hombres y mujeres que trabajan para ellos, pudriendo todo lo que tocan y arruinando a las comunidades.
Durante estos veinte años los comunistas han penetrado y logrado controlar a la oposición, los han obligado a bailar pegado el baile de la institucionalidad de facto, de sus procesos electorales viciados, de sus negociaciones tramposas, de sus corruptelas en las que han embarcado a más de un dirigente y líder de la oposición, todo esto para poder extorsionarlos, presionarlos, comprarlos, chantajearlos, para que en nombre de la “democracia” hagan su voluntad y prosigan en la opresión del pueblo de Venezuela.
Es tan obvio que el que chantajea a un hombre o una mujer humilde que tiene hambre y sufre de pobreza extrema con una caja de comida, igualmente no se va a detener en ofrecerle sueldos millonarios a unos militares felones, para que sean sus cómplices y guardaespaldas en sus crímenes contra el pueblo, y no reconocerles un sueldo justo y digno a unas enfermeras valientes que entregan sus vidas por los que sufren, y todo lo contrario, quieren humillarlas y matarlas de hambre, si hacen eso ¿Creen ustedes que les temblaría la mano en depositarle dinero mal habido, narcodólares, a nuestros supuestos representantes políticos en sus cuentas personales en el extranjero para sus supuestas campañas electorales?
Creo que ahora se entiende porque la estrategia de una unidad monolítica en la oposición es tan necesaria para los chavistas, necesitan a sus agentes integrados en la oposición saboteando todo intento de zafarse del abrazo letal del gobierno de Maduro, más que nunca necesita una oposición dócil y colaboracionista, necesita de la aquiescencia de la oposición para poder combatir las sanciones en su contra, para lavar su cara como violador de los DDHH, para tratar de aminorar el impacto de tantas denuncias y juicios que tienen en su contra.
Nos han dividido, nos han metido un enorme caballo de Troya en el patio de la ciudad opositora, a la mayor parte de estos traidores los conocemos, sus actuaciones dicen mucho de ellos, sus expedientes están a la vista, otros están durmientes y podemos obligarlos a permanecer así, si manejamos el asunto con disciplina, fuerza y sin contemplaciones, prefiero que se cometan errores ahora y que sean nuestros, las disculpas vendrán después, hoy más que nunca necesitamos nuestro propio Gran Inquisidor, y aunque estos métodos no tienen nada que ver con democracia, son necesarios para llegar a ella.

Epílogo

El tiempo está en nuestra contra, debemos actuar cuanto antes, si no se puede tomar la ruta de la consulta, entonces tratemos la ruta de la exposición, desenmascarar a los topos en sus trabajos, denunciarlos públicamente, mostrar sus expedientes a la luz, hacerles un cortocircuito en sus gestiones y dejarlos en evidencia ante la opinión pública, armar un gran escándalo nacional e internacionalmente para que recaiga en ellos la carga de la prueba, me temo que no son momentos para sutilizas y buenas maneras, los pillos deben ser desenmascarados.
Antes de finalizar debo responder a una última inquietud, ¿Para que el esfuerzo de una unidad de la oposición coherente, articulada y funcional? No tanto para un escenario electoral, que dada las circunstancias del país es una quimera, sino para las soluciones impensables, aquellas que el régimen de Maduro ha dejado como posibilidad real luego de haber cerrado todas las salidas democráticas y negociadas, la de una intervención militar internacional, la de la huída del alto gobierno a media noche, la de un golpe de estado, la de un magnicidio, la de un suicidio, la de una captura internacional, la de una enfermedad súbita y atendida en Cuba.
Lo que nos queda es prepararnos para que, suceda lo que suceda, las circunstancias no nos encuentren con los pantalones abajo, necesitamos esa organización que dé la cara por el país no chavista (la mayoría), que se haga cargo de ciertos asuntos que atañen al país nacional durante un vacío de poder, que le de cordura a un momento de máxima entropía, porque para allá nos dirigimos, como un tren expreso y sin frenos, y estamos contra el reloj, necesitamos esa estructura de gobierno mínimo que pueda hacerse cargo del país en el caso del peor escenario posible.
No hay manera de que la oposición pueda alcanzar ninguna victoria con la casa ocupada por agentes encubiertos del gobierno, que sigan sus asociados en el extranjero hablando en nombre de nosotros y comprometiéndonos en trampas preparadas por el gobierno, que nuestras AN continúe en manos de hombres y mujeres marcados por la codicia y la traición, hay que destapar la olla de nuestro lado primero que nada y limpiar la cama, basta de dormir con el enemigo, solo entonces podremos enfrentar al monstruo que apenas se puede sostener en pie.  -   saulgodoy@gmail.com






1 comentario: