domingo, 11 de noviembre de 2018

Mi versión de la historia




Nota: Es probable que una parte importante de mis lectores estarán en descuerdo con mis impresiones, pero les invito a que realicen su propia versión de la historia y la publiquen, entonces podremos comparar notas.

El caso de Venezuela no tiene parangón en la historia contemporánea Latinoamericana; la entrega de un país por sus ciudadanos a una banda de traidores, por medio de unas elecciones libres y constitucionales, a unos militares golpistas, afectos al régimen de Fidel Castro, que actuando como una mafia, permitieron que un agente extranjero llegara a la presidencia de la República y convirtiera a Venezuela en una colonia Cubana, y que, una vez descubierto su juego por la comunidad de democracias occidentales y recibiera las presiones y las sanciones correspondientes para devolver al país a su cauce democrático, radicalizara su posición, entregando buena parte del territorio a la guerrilla colombiana, sacrificando a la institución militar, ya corrupta y convertida en un cartel del crimen, habla por sí sola sobre los efectos perniciosos de una coalición internacional de elementos de izquierda, integrada por gobiernos, organizaciones multilaterales, iglesia y empresas, integradas en el objetivo de cambiar el orden internacional, hacerle daño a los EEUU y prevalecer como gobierno mundial.
Parece una historia de intriga y conspiraciones digna de una novela, pero es la realidad. Para el momento en que Ud., amigo lector esté leyendo estas líneas el problema de Venezuela, que ya es una contrariedad para el mundo entero, no está resuelto, el gobierno colonial en Venezuela está muy debilitado, el dictador y su camarilla se sienten atrapados que es, justamente, cuando son más peligrosos.
La población de Venezuela, a pesar de estar sufriendo una violencia sin precedentes, hambre, enfermedades y un proceso de extermino, por medio de la ruina económica y la destrucción inmisericorde de su hábitat, sigue en pie de lucha y plena rebelión en contra del régimen; esto, a pesar de una emigración masiva, huyendo de la destrucción, que pudiera desestabilizar la economía y la seguridad regional, pero, además, con una facción política de colaboracionistas infiltrados entre las fuerzas opositoras, cuyo interés es cohabitar con este régimen criminal de narcotraficantes, terroristas, comunistas y violadores de derechos humanos, que ha entorpecido las iniciativas de gobiernos que han querido terminar con la agonía de los venezolanos.
Esta es la foto de conjunto de la situación, el gran fresco, a partir del cual vamos a analizar sus componentes, causas y efectos, protagonistas e intereses.
El modelo venezolano se está aplicando en el mundo entero, lo más increíble en que lo están llevando a cabo en los EEUU, con sus variantes, por supuesto, pero es el mismo patrón, la izquierda internacional ya ha penetrado a las universidades y son los jóvenes y profesionales, la gente más preparada, la que tiene mejores condiciones de vida y son parte principal de la sociedad de consumo, la más susceptible de ser influenciada para dar el cambio del gobierno hacia la izquierda y su proyecto de transformaciones igualitarias y de justicia social.
Los medios de comunicación masiva, en una gran parte, están en manos de los comunistas que están llevando la tarea de demoler con sus críticas las instituciones democráticas, poniendo en entre dicho las tradiciones y valores fundamentales de la sociedad, y prometiendo un cambio revolucionario desde la acción comunitaria.
La izquierda norteamericana está vendiendo la necesidad de un gobierno centralizado, paternalista, planificador, garante de las igualdades, que sea parte de un gobierno mundial donde impere el llamado orden internacional, por medio de instituciones multilaterales que ya están en manos del comunismo como es la ONU, El Tribunal Penal Internacional, la Organización Mundial para el Comercio, la FAO y muchas otras.
Pero la continuidad de los planes del partido demócrata se vio interrumpida con el sorpresivo triunfo del partido republicano en las elecciones presidenciales, y han reaccionado con una violencia inusual, atacando despiadadamente a la Oficina del Presidente y logrado restablecer su base de poder entre su público cautivo, que obedece a sus llamadas militantes y obedece con fanatismo a sus llamadas utilizando los medios para crear “atmósferas” por medio de las fake news, y escándalos preparados en laboratorios de guerra sucia, tal como lo hicieron en Venezuela, pero mucho más sofisticado y a gran escala.
El hecho de que los regímenes de Venezuela, Cuba y Nicaragua sigan funcionando a pesar de las dificultades creadas por sanciones, indican que el orden internacional sigue fuerte y llevando su contraofensiva para retomar el poder en los EEUU, y terminar con la claudicación de los principios de libertad, individualidad, democracia y la prevalencia de la propiedad privada.
Los EEUU están siendo sitiados desde el exterior y tiene a lo interno un enemigo que está tratando de inmovilizarlo, la lucha es cruenta y esta versión de la historia vale como preámbulo de lo que viene.


El mundo, comenzando el segundo milenio.

Con el segundo milenio, efectivamente, venía operando en el mundo una red organizativa subterránea de intereses políticos, financieros y religiosos, de ideología comunista, cuyo fin era controlar el poder mundial, aprovechando la estructura globalizada de comunicaciones, transporte, comercial y financiera, que estaba funcionando eficientemente.
Aprovecharon también que los EEUU estaba ocupado con las secuelas de la guerra con Irán, víctima de unos duros atentados terroristas en su territorio, lo que inició una confrontación contra el terror en las montañas de Afganistán, valiéndose de que Europa estaba asimilando la caída del muro de Berlín y de que la integración del mercado común iba a velocidad de crucero, de que el socialismo empezaba a ganar gobierno y a consolidar su frente regional… en Latinoamérica, en medio de una sangrienta confrontación contra la insurgencia comunista en el Perú y Colombia… desde un principio, el presidente Bush había sentido la animadversión del nuevo gobierno en Venezuela, estaba claro que la ruta de Chávez era convertirse en un dolor de cabeza para la seguridad del hemisferio.
Venezuela llenaba muchos de los requisitos para convertirla en globo de ensayo de esta nueva guerra híbrida, que estaba a punto de dar comienzo; primero, era un país cercano al territorio de los EEUU, con una ubicación geoestratégica con grandes ventajas, era un país petrolero, con suficientes riquezas energéticas para garantizar un financiamiento autónomo a los planes de expansión de la conspiración, era un país con una población pequeña, poco instruida en asuntos políticos, propensa a ser confundida por el discurso socialista, con problemas no resueltos en cuanto a su identidad, pero, principalmente, porque Cuba contaba con unos agentes encubiertos en el seno de las FFAA, que estaban desarrollando actividades golpistas contra la democracia.
Luego de varios intentos fallidos por apoderarse del poder con las armas, lo intentaron compitiendo en las elecciones y ganaron, gracias a un trabajo perseverante de los múltiples factores socialistas que habían hecho su trabajo en la cultura del país, y de un torpe desempeño por parte de los gobiernos democráticos, que se distinguieron por una corrupción voraz y una gobernabilidad deficiente… la realidad es que había un gran descontento social y una pérdida de confianza en los partidos políticos, el ambiente propicio para la aparición de una figura mesiánica y un programa populista.
El país cayó en la trampa, no hubo oposición, ni crítica, ni advertencias… los medios de comunicación, los artistas, intelectuales, formadores de opinión, empresarios, se rindieron al embrujo de unos cambios y un hombre, que parecían controlables y que estarían al punto para responder a las instituciones, en caso de que hubiera que corregir rumbo, deshacer, o cancelar aquel proyecto.
Y empezó el desmontaje del país, primero sin mayores consecuencias, montado en una popularidad que aprovecharon para posicionarse electoralmente, en todas las direcciones, del control político nacional; luego, cambiando leyes, haciendo referéndums, jugando con los estados de emergencia y de excepción, concentrando poder en la figura del Comandante Hugo Chávez.
Los cubanos empezaron a llegar, encubiertos en convenios de cooperación y asistencia; crearon un programa propio de salud, en competencia desleal con el de la salud pública, y esto marcó el inicio de la destrucción de la red hospitalaria del país; lo mismo hicieron en los deportes, en el comercio, la educación fue intervenida, crearon las universidades bolivarianas, todos los sindicatos del país fueron infiltrados por adeptos y, como la hiedra en una pared, se fueron apoderando de las actividades más sensibles del estado: petróleo, seguridad, registros públicos, identificación.
La durísima represión contra los estudiantes, la escalada en los presos políticos y el romance del chavismo con la guerrilla colombiana fueron apenas indicios de lo que vendría… fue cuando empezó el ascenso de Chávez en su campaña mundial, que lo convertiría en la representación de los pueblos desposeídos… y se dio inicio a una insensata repartidera de recursos petroleros a diestra y siniestra.
En Europa estaban frescos los recuerdos de la intervención en los Balcanes en operaciones militares llevadas a cabo por la OTAN, y el recuerdo de la debilidad militar de sus integrantes, muy pronto surgiría la conciencia de la emigración islámica desbordada en las principales capitales del viejo continente, actos de terrorismos se sucederían con alarmante frecuencia, los gobiernos de izquierda eran cambiados por elementos más conservadores, excepto en Francia y Alemania donde se apostaba por un multiculturalismo e integración de las diferentes etnias que recibían de refugiados en cada vez mayor número.
En los EEUU bajo la excusa de brindarle al pueblo, a los más necesitados, una oportunidad de acceder de manera fácil al crédito, a la vivienda, a un estándar de vida más elevado y bajo principios socialista, se preparaba en los bancos de inversión las fórmulas y paquetes financieros que provocarían una serie de crisis financieras, que terminarían con la pavorosa debacle mundial del 2008, una de las iniciativas de destruir desde adentro el sistema capitalista.

El socialismo se fortalece en el mundo.

Uno de los caballos de Troya, que utilizó el socialismo internacional para imponerse como fuerza política en el mundo, fue el tema ambiental, el calentamiento global, atribuido al consumo de combustible fósiles y su descarga de gases invernadero en la atmósfera.
Las fuerzas socialistas, posicionadas en la ONU, y sumando el apoyo del nuevo gobierno del presidente Obama en los EEUU, hicieron una feroz campaña para cambiar el patrón de consumo energético mundial hacia tecnologías alternativas más limpias, de modo de quebrar a las empresas petroleras y apoyar a las incubadoras de tecnologías alternativas y llevarlas al protagonismo mundial, aún a sabiendas que no estaban preparadas ni iban a solucionar el problema energético mundial.
Prepararon un plan de subsidios para los países del tercer mundo, con el fin de que adquirieran esa tecnología, aún a sabiendas que no eran sustitutos del petróleo, tan necesario para el desarrollo de esos países, a quienes iban a dejar endeudados y más dependientes que nunca de la tecnología de los países industrializados… los números no cuadraban, el resultado obvio iba a ser la paralización del crecimiento y desarrollo de muchas naciones pobres y un bajón en la calidad de vida del planeta, excepto en aquellos países altamente desarrollados.
Dentro del menú de opciones que tenía este grupo socialista internacional estaba el de apoyar a regímenes socialistas de fuerza, con líderes “duros”, que pudieran controlar a esas poblaciones con hambrunas y una severa limitación en sus expectativas de vida digna, y que, además, igualaran en la pobreza a todos, para que esos países demandaran menos recursos.
El mundo iba a toda máquina a cumplir con los 6 millardos de habitantes, la sobrepoblación se presentaba como el principal problema de sustentabilidad, y la pobreza generalizada ponía las perspectivas del nuevo milenio entre una gran cantidad de conflictos armados y casi ninguna guerra declarada, el agua y las tierras cultivables se perfilaban como una tragedia anunciada.
Venezuela se iba a convertir en ese ejemplo de futuro para el mundo.
Fue así como el gobierno del presidente Barak Husseim Obama, con toda la intención del caso, o prestándose como tonto útil a esta estrategia, se hizo parte fundamental de nuestra tragedia nacional, permitiendo que Cuba, uno de los enemigos más peligrosos de los intereses occidentales, una de las fichas más importantes de Rusia y China en Latinoamérica, y agente provocador, que continuamente atentaba contra la seguridad de los EEUU, maniobrara con más libertad, tanto en la región como en la política interna de Washington, donde gobiernos contrarios a los intereses de esa democracia conspiraban sin oposición.
El nuevo Papa Francisco, un comunista por convicción y con larga experiencia en estos asuntos de manejar pobreza y hacerla digna, se unió a este maléfico plan mundial y, contando con una vaga promesa por parte de Cuba, de respetar y aumentar la presencia de la iglesia cristiana en la isla, apoyó el sacrificio de nuestro país para este ensayo infernal; detrás de él estaba la facción jesuita de la ultra izquierda, liderada por el venezolano Arturo Sosa, quien dio su visto bueno para el plan… no contaron con que el vicio de la pederastia y la corrupción les fueran a estallar en la cara y descubrir para el mundo, que esta política de permisividad criminal y ocultamiento a la que se prestaba el Vaticano, iba a ser proclamada como algo “normal” dentro de la curia.
Cuba se encargaría de influenciar los países del área; de hecho, con Lula, los Kirchner, Rafael Correa, Evo Morales, Mujica, Noriega, en poder de los países más importantes del subcontinente, el plan de dominación socialista era un hecho; el financiamiento venezolano de las campañas, la asesoría política cubana y la movilización de sus factores nacionales, hicieron la diferencia, a pesar del inconveniente de una serie de subproductos asociados que contaminaban la pureza de la iniciativa, tales como el terrorismo, el narcotráfico, la violencia de las bandas criminales, la corrupción gubernamental, las migraciones forzadas, la destrucción de los principios democráticos…
La enfermedad de Chávez aceleró la necesidad de consolidar el socialismo en Europa, ya en Venezuela se estaban entrenando un grupo de jóvenes radicales encabezados por Pablo Iglesias, preparando la estructura y fundación del partido PODEMOS, tan pronto estuvieron listos, los fondos empezaron a fluir hacia España, y como no había tiempo que perder, Chávez es internado en un hospital en Cuba y asesinado por los Castro, para entronizar a uno de sus agentes, el colombiano Nicolás Maduro quien ya era el delfín del régimen como presidente de la República.
Se realizan unas elecciones fraudulentas, gana Maduro y se le da un acelerón al proyecto, enfocando los esfuerzos en Centroamérica y el Caribe previendo la necesidad de votos y apoyo en diversos foros internacionales, Cuba y Venezuela tratan desesperadamente de revertir la derrota de la guerrilla en Colombia y tratan de copiar el modelo venezolano jugando a la política electoral.
En Venezuela se concentraron en corromper lo que quedaba de los partidos políticos, compraron a muy bajo precio a los líderes políticos de las principales organizaciones, los sentaron a negociar en un show para los medios de comunicación, pero ya se despertaba la indignación de gobiernos que veían la transformación del régimen de Maduro en una verdadera amenaza para la seguridad hemisférica.

Cambios inesperados.

Lo que China y Rusia jamás contaron fue con la ineficiencia y el grado de corrupción del chavismo, y esto se fue notando en el descenso de la producción petrolera, Venezuela se descapitalizaba de una manera acelerada y tuvieron que financiarla, pero era como alimentar a un monstruo de Tasmania, eran insaciables, poco confiables y mal agradecidos; empezaron a engañarlos, se robaban los recursos, no se hacían los proyectos, los llenaban de papeles, de contratos y promesas que no valían ni el papel que estaban escritos.
El rol de Cuba se hizo fundamental para los intereses de Eurasia, ya que eran quienes tenían a Maduro comiendo de la mano, a los único que obedecía, y Venezuela era fundamental para poner a los EEUU en aprietos, las reservas petroleras del país era la única fuente confiable y cercana de energía para el imperio en caso de enfrentar un conflicto mundial en varios frentes, saben que la confianza en los países árabes e islámicos, penden de un hilo, y que en cualquier momento se podía romper por motivos religiosos y culturales, de allí la importancia de contar con un gobierno que le niegue el acceso a este petróleo.
Pero el plan venía con otros agregados, como eran los intereses hegemónicos mundiales de Rusia y China, y para ellos, unos EEUU socialista debían subordinarse a sus designios. Obama estaba dispuesto a renunciar a su rol de líder mundial y dejar el paso libre a sus camaradas, pero Eurasia quería ver sangre, necesitaban una revolución a lo interno de Norteamérica; Canadá ya estaba ganada a la izquierda; en México era sólo cuestión de tiempo antes de que cayera en sus redes; Centroamérica ya era como un conejo que estaba dando vueltas en el fuego.
Los movimientos feministas, ecologistas, los que defendían la diversidad sexual, la academia (universidades), las minorías de emigrantes, los pobres, los pacifistas y, por supuesto, el partido demócrata de los EEUU, eran las armas que tenían a disposición para vencer al enemigo capitalista. Los socialistas hicieron un estupendo trabajo en tener una cabeza de playa en Washington, infiltraron a ciertos servicios de seguridad… trataron de hacer lo propio en las Fuerzas Armadas, pero allí se estrellaron ante la profesionalización de la institución, pero tuvieron un rotundo éxito en el Departamento de Estado, sobre todo en sus representantes en los organismos multilaterales, donde lograron adelantar buena parte de la estrategia izquierdista mundial.
Pero no vieron venir a Donald Trump.   -   saulgodoy@gmail.com



sábado, 10 de noviembre de 2018

Porque debemos leer novelas




La sabiduría de las novelas difiere de la filosofía. La novela no nace del espíritu teórico pero del espíritu del humor… El arte inspirado por la risa de Dios por naturaleza, no está al servicio de las certezas ideológicas, las contradice. Como Penélope, deshace cada noche el tapiz que teólogos, filósofos y letrados han tejido durante el día.

-Milan Kundera. El Arte de la Novela.


Uno de mis novelistas favoritos, ya lo he mencionado en otros artículos, es el británico Somerset Maugham (1874-1965), autor de clásicos como Al Filo de la Navaja, o Of Human Bondage, entre otras muchas memorables obras literarias, Maugham tiene un libro que se titula Diez Novelas y sus autores, una lista y resumen, en su opinión, de las mejores narrativas, que para su gusto, había que leer antes de morir; en la introducción elabora un interesante ensayo sobre la naturaleza de la novela, y luego de revisar la opinión que tenía H.G. Wells sobre las mismas, que las veía como una forma más de documentar doctrinas y principios, Wells jamás aceptó que sus novelas fueran o tuvieran algún fin de entretenimiento para el público, cosa que le parecía absurdo a Maugham, planteando el problema de esta manera: 

Todo lo cual se resume en si la novela es o no una forma del arte. ¿Es su fin instruir o agradar? Si su fin es instruir, entonces no es una forma del arte. Porque el fin del arte es agradar. Sobre esto están de acuerdo los poetas, los pintores y los filósofos. Pero ésta es una verdad que escandaliza a muchos, puesto que el cristianismo ha enseñado a mirar el placer con desconfianza, como una celada para enredar el alma inmortal. Parece más razonable mirar el placer como un bien, pero recordando que algunos placeres tienen consecuencias dañinas y que por lo tanto es más prudente evitarlos. Hay una disposición general para mirar el placer como algo meramente sensual, y esto es natural puesto que los placeres sensuales son más vividos que los intelectuales; pero esto es seguramente un error, puesto que hay placeres de la mente así como del cuerpo, y si no son tan penetrantes, son más duraderos.

De igual manera el gran Balzac que decía: “La primera condición de una novela es interesar. Ahora bien, para eso hay que ilusionar al lector hasta tal punto, que pueda creer, que lo que uno le cuenta realmente ha sucedido.” Pero los críticos y estudiosos de la literatura han enseriado el asunto, y cuando se habla de los clásicos de la literatura entran en juego otras consideraciones mucho más formales.
Una de las razones por las cuales uno lee- nos dice Harold Bloom- es la búsqueda de esa sabiduría que nos habla de cómo vivir la vida y vivirla bien, se trata de un conocimiento elusivo y difícil de adquirir, se logra fundamentalmente por medio de la experiencia, de esa práctica que implica equivocarse, darse golpes y no pocas veces dárselos a los demás, o podemos aprender por medio de un maestro, de alguien que nos diga cómo hacerlo.
Cantidad de autores insisten en que las novelas nos ayuda a afinar ese sentido sobre el buen proceder, muchas de ellas mostrándonos como no hacerlo, aprendemos de los errores de esos personajes de ficción que se ven enredados en tramas y situaciones que si bien no se parecen en nada a lo que pudiéramos confrontar en nuestras vidas, nos dejan ese conocimiento general de cómo manejarnos en escenarios complejos y hasta nos desarrolla una especie de intuición sobre lo que pudiera resultar de una toma de posiciones, en pocas palabras, leer obras de ficción pule nuestras herramientas para pensar, razonar y construirnos juicios sobre personas y situaciones.
Se trata de una ventaja significativa sobre personas que no leen, una práctica que ejercita la imaginación poniéndonos en circunstancias morales que nos obligan a relacionarlas con nuestras circunstancias y entorno, en estas tramas ponemos nuestros juicios y valores a prueba de una manera segura, y sin pagar el precio por un error.
Dijo Mario Vargas Llosas en una entrevista a Ruben Gallo en la Universidad de Princeton (2017):

Yo creo que los grandes libros pueden perder algo de esta especificidad con el paso del tiempo, pero también ganan algo: por eso logran mantener sus lectores a través de los siglos. Esos libros son capaces de mostrar, más allá del color local —de lo pintoresco, típico o folclórico—, ciertas características de lo humano con las que se pueden identificar gentes de culturas muy distintas. Es lo que nos pasa al leer novelas de Faulkner, de Victor Hugo, de Dostoievski o de Tolstoi. Son obras de culturas muy diversas, escritas en épocas distintas y, sin embargo, los lectores de hoy se identifican fácilmente con esos personajes porque, a pesar de la diferencia en sus costumbres o en su vestimenta, viven experiencias que son perfectamente comprensibles para nosotros. De hecho, las experiencias que encontramos en esas novelas nos hacen entender mejor nuestra propia realidad.

Richard Rorty, el gran crítico del pragmatismo norteamericano nos dice de las novelas nos ayudan a observar las fuentes de crueldad en nosotros mismos, por lo que nos impulsa en esencia a ser mejores personas, y pone como ejemplos las novelas de Vladimir Nabokov y de George Orwell, leyendo lo que sucede con personajes de ficción podemos comprender e incluso reescribir lo que somos, no solo individualmente, sino colectivamente.
Hay una construcción moral de los individuos por medio de la lectura de las novelas, es una función didáctica no formal que está fuera de los grandes dictados de la conciencia institucional, o de Dios, o de las sagradas escrituras, en una novela podemos despertar posibilidades infinitas de recomponernos, ya nos lo había dicho Henry James en el siglo XIX: “Lo que se dice es que, si uno consigue la vivencia de una experiencia humana por medio de la lectura de una obra literaria, imaginar lo que significaría vivir esa vida, y al mismo tiempo permitirnos una gran variedad de respuestas emocionales, usted será capaz (si tuvo una formación moral adecuada) de inhibirse de hacerle a esa persona ciertas cosas. Esa experiencia sentida puede conducir a la ternura, a la imaginación de la compasión.”
Pero no todas las novelas están escritas con este sentido, tampoco es fácil sacarle provecho a las novelas que sí lo tienen, principalmente porque están escritas utilizando recurso, trucos, giros y tiempos, propios del oficio de escritor que muchas veces confunden o distraen sobre esta particular manera de enseñarnos a vivir, las novelas aparte de entretener y contar una historia también despliegan mundos construidos por el autor que no se parecen al nuestro, y desde este sentido de “extrañamiento”, resulta muy fácil perderse en un laberinto de formas, donde la experiencia pudiera no entenderse, o peor, malentenderse.
Pero destapar ese sótano de técnicas nos lleva a lo que decía Robert Louis Stevenson, a ese oscuro mundo de poleas, cuerdas, travesaños, cajas de herramientas, escaleras, que conforman ese mundo de carpintería, plomería y bastidores que hacen funcionar a la novela y que no es tan atractivo como lo que queda plasmado en el papel.
La novela se ha convertido en una aparato cultural sumamente complejo, hay autores que despliegan en sus obras no solo un cúmulo de intenciones y relaciones entre las diferentes partes de su narrativa, sino que se lanzan por caminos ciegos de los cuales deben retornar para encontrar de nuevo la senda de sus búsquedas literarias, y aún sin proponérselo, arman un laberinto por el que ponen al lector a encontrar significados.
Cada día las novelas se hacen más largas, con un lenguaje y una estructura que se complican, que exigen de más vocabulario y de conocimiento previo de parte del lector, las nuevas narrativas son mucho más experimentales que en el pasado, la estructura de las oraciones y la organización de los tropos exigen lectores mucho más alerta.
Es lo que sucede con la aproximación que el profesor Franco Moretti hace de sus estudios cuantitativos o computacionales de los textos de literatura, una de las formas más avanzadas y arriesgadas de análisis y crítica literaria, elaborando verdaderos mapas de las obras, utilizando computadoras para construir modelos simbólicos, semánticos, sintácticos y temáticos de los que han surgido novísimas interpretaciones de textos clásicos y contemporáneos.
Pero la novela tuvo un encuentro con el lado oscuro de la humanidad, en tiempos de postmodernismo la idea del apocalipsis se apoderó del ánimo de muchos escritores, y la búsqueda del placer se tornó agrio, derivando en un nihilismo que ha dado sus frutos en una literatura distópica de la que se han escrito obras maestras, ya anteriormente la literatura tuvo sus escarceos con el mal, pero nunca antes en la magnitud y la cantidad que vemos hoy en día.
Todo empezó antes de la Segunda Guerra Mundial, cuando ya estaba en el aire los resultados de los conflictos globales, con la matanza de seres humanos al por mayor, el uso de armas mortíferas y sistemas políticos que se iban por el despeñadero del totalitarismo.
Sobrevino el terrible episodio del holocausto, seguido casi inmediatamente por  la terrible destrucción desencadenada por la bomba atómica, el mundo y la literatura dejaron de ser lo que eran, se introdujo el elemento de lo absurdo como una cuña que dividió el discurso, por un lado el escapismo, simular que la vida continuaba sin mayores problemas, y del otro lado de la escisión, los límites del ser atormentado por la ansiedad y el sentimiento de vacuidad ante lo impensable.
El arte de la narrativa vive momentos estelares en nuestros días, empezando porque géneros como la fantasía y la ciencia ficción considerados como artes menores, adquieren una relevancia insospechada con viejos y nuevos artistas desarrollando herramientas estilísticas de superior factura, la literatura de géneros, sobre todo el feminismo y la literatura queer han montado tienda aparte como expresiones de los cambios sociales que atravesamos; la literatura confesional nunca antes había logrado volúmenes tan comprometidos sobre la vida interna del ser humano, igual que con la literatura post-colonialista, o la enorme cantidad de recursos con que dispone la novela histórica.
Me parece interesantísimo lo que está ocurriendo con la nueva literatura de ficción en el Japón, con su versión del realismo mágico en la única sociedad que sufrió el impacto de las armas nucleares, y cuyos habitantes viven y mueren en terrible soledad, o la enorme variedad y creatividad de la literatura australiana y escandinava, de un realismo ensordecedor sobre todo con sus novelas negras, o los extraños parajes que nos pinta la literatura postcyberpunk con sus seres mutantes y en plena decadencia urbana, sólo para mencionar las manifestaciones más llamativas y exóticas.
Leer novelas se ha convertido en no sólo una manera de obtener placer, sino en una manera de vivir múltiples vida en una, siempre contando con los clásicos para aprender los rudimentos del oficio, de las obras maestras, para jamás desencantarnos de la palabra escrita, pero sobre todo, por la oportunidad de tener acceso a esa enorme e infinita biblioteca de Babel que cada día crece más y más en textos electrónicos en internet, creo que ningún momento ha sido tan generoso con la práctica de la lectura de novelas como el actual, y eso hay que celebrarlo.  -  saulgodoy@gmial.com




miércoles, 7 de noviembre de 2018

La dura vida de Miguel de Cervantes



Hoy quiero compartir con ustedes una de esas lecturas al azar que muchas veces hago sobre los libros de mi biblioteca y de las cuales me encuentro con verdaderas sorpresas, uno de los escritores que más admiro y que trato de emular, por su dominio absoluto del idioma castellano, es el gran escritor español José Martínez Ruiz, conocido mundialmente como Azorín (1873-1967), quien entre otras cosas fue uno de los cervantistas mas acuciosos y profundos que conozco.
En un breve artículo titulado Lemos y Cervantes, parte de una compilación que hizo con el nombre de Valores Literarios  y que publicó en 1914, dedicado a Don José Ortega y Gasset, nos explica como Cervantes, que no fue un hombre de fortuna, más bien, las pasó negras desde el punto de vista de sus finanzas personales, tuvo una vaga oportunidad de cambiar su condición pero sus circunstancias lo impidieron, permitamos que Azorín nos ilustre sobre la vida de Miguel de Cervantes Saavedra:

El autor del Quijote era un hombre pobre; necesitado; toda su vida la había pasado en angustiosas y trabajosas andanzas. No figura nunca entre la alta intelectualidad de su patria, Cuando estuvo en Sevilla, aparte vivió de los aristocráticos, delicados ingenios que allí habían; su amigo y su protector- honremos su memoria- fue un hombre del pueblo; un mesonero. En Madrid, al publicarse el Quijote, hubo para Cervantes una ventolera de renombre; pero no nos hagamos ilusiones. Aquel renombre no era como este de que ahora goza Cervantes; aquel renombre era, más que respeto y comprensiva admiración, curiosidad, interés por un escritor que había tratado una historia graciosa, llena de donairosos disparates. No fue nunca considerado Cervantes como al presente es considerado, un erudito o un publicista consagrado oficialmente, académico, ex ministro, etc.

En fin, no pasaba de ser un escritor de obras graciosas, “ingenio lego”, le decían sus conocidos, y él mismo lamentaba su limitación de ser reconocido como un romancista, es decir, un escritor de lengua vulgar, los hombres de letras que verdaderamente destacaban escribían en latín sesudas obras filosóficas o políticas, en comparación, no era un sabio, y su libro El Quijote, no pasaba de ser una colección de burlas y situaciones de calle y tabernas.
Entonces aparece en escena el conde de Lemos, un aristócrata de alta alcurnia, pariente cercano del poderoso duque de Lerma, bajo su sombra, Lemos escaló altos cargos en la corte, entre ellos el de presidente del Consejo de Indias, fue nombrado Virrey de Nápoles y más tarde presidió el Consejo de Italia.
Era el virreinato de Nápoles el cargo más apetecido en la corte y la distinción más alta que el rey daba a sus allegados, un puesto de mucho poder, lujo y renombre, la designación más alta que se otorgaba en Europa por el monarca español (en un artículo anterior les comentaba que Francisco de Quevedo, estuvo en Nápoles trabajando con el Virrey de la época, y fue donde tuvo sus aventuras de espionaje y como agente provocador.)
No estoy al tanto de saber de dónde y de cuando venía la relación de Cervantes con el conde, el asunto es que Lemos era un aficionado a las letras, protegió a poetas y literatos, entre los cuales figuraba Cervantes quien se vio beneficiado por algunas de estas ayudas, aparentemente bastante modestas, pero ayudas en fin.
Azorín escribe este artículo en un estado de indignación pocas veces manifestado en otras obras, despreciaba con toda su alma al tal conde de Lemos, y más aún luego de leer el libro Un mecenas español del siglo XVII: el conde de Lemos, por la manera como trató a Miguel de Cervantes.
Dice Azorín del personaje lo siguiente: “…el conde de Lemos no pasaba de ser un hombre mediocre, limitado. Afectaba ser amigo de los literatos y protegerlos: mas quienes verdaderamente se llevaron su consideración eran los que en aquellos tiempos eran reputados por los verdaderos literatos y pensadores: eruditos, teólogos, poetas aristocráticos.”
Y es que cuando procedió el nombramiento de Lemos como Virrey de Nápoles, su nuevo secretario, un tal Lupercio Leonardo de Argensola, se convirtió en el filtro entre todos los hombres de letras que competía por su favor, y el asunto era, que Lemos debía conformar su equipo de ayudantes, asistentes, escribientes que viajarían con él a Italia, cargos estos muy apreciados y que podrían significar vivir entre la comodidad y el lujo de una corte en tierras mediterráneas.
La competencia fue a muerte, y entre los que aplicaron para los diferentes puestos estaban, entre otros, Cervantes, Góngora, Cristóbal Suárez de Figueroa, pero la decisión la deja el conde en manos del secretario, que para Azorín fue un acto de supina indiferencia para quienes se decía, amigo y protector.
Puso toda su ilusión en que sería favorecido con uno de los nombramientos, pero cuando se dan los resultados, excluyen a Miguel de Cervantes quien había puesto sus esperanzas en aquella oportunidad que cambiaría su vida, y entra en una etapa depresiva, su ticket para salir de la pobreza se esfuma y vuelve a su vida de padecimientos, y es que probablemente, en comparación con otros, no era el mejor candidato: tartamudo, afectado por heridas de guerra, ya entrado en años, no poseía la habilidad de versificador espontáneo, por supuesto, no era ningún orador de valía, en las reuniones sociales no se distinguía por su brillante participación ni ingenio arrebatador, su obra era apenas una entre muchas, y con un éxito bastante limitado, pudo prevalecer quizás la opinión del secretario
Como bien nos dice el maestro Azorín de cómo veían en su tiempo a El Quijote: “… es una obra graciosa, escrita por un hombre chistoso; no hay en ese libro doctrina. Su autor es un hombre sin carrera.”
Pero en cambio Lemos sí premió espléndidamente a otros que llenaban el canon de hombres de letras, como a los propios Argensolas, a un tal Bartolomé, hermano de su secretario, por quien bregó ante la Corte Pontificia para que le fuera otorgada una canonjía, o al padre Mendoza, un jesuita rebelde quien disfrutó de su protección hasta que le fue otorgado un obispado, o el padre Arce, bibliotecario del Conde a quien también hizo portar el báculo de Obispo, todos magníficamente recompensados por encajar en el molde de los intelectuales de la época.
Según el estudio, Lemos le tenía cierta simpatía a Cervantes, le trataba con cariño aunque siempre poniendo distancia entre ellos, le ayudó sí, en varias ocasiones pero pequeños favores, y aparentemente le concedió una magra pensión que no solucionaba gran cosa, Azorín escribe como quien quiere que tal error imperdonable no se olvide, fue un acto mezquino de parte de Lemos, dice Azorín: “El conde de Lemos, desempeñador de los más altos cargos de la política, pudo asegurar decorosa y holgadamente el porvenir de Cervantes. No quiso hacerlo”
Pero para 1848, había mucha gente en España que nada sabía de El Quijote, aun en La Mancha, personas que habían leído el libro no tenía mayor opinión sobre el mismo, la novela de Cervantes se fue construyendo poco a poco, la obra, de alguna manera era demasiado avanzada para su época, sus complejidades temática y estructura tuvieron que esperar para ser verdaderamente apreciadas, de nuevo, en palabras de Azorín, uno de los grandes paladines de la obra de Cervantes nos recuerda: “El Quijote no lo ha escrito Cervantes, sino la posteridad, No podía ser tampoco considerado Cervantes como hoy lo consideramos. No caigamos en la ilusión espiritual, al juzgar al autor y su obra, de transportar al siglo XVII el ambiente que ahora rodea a Cervantes y al Quijote”.
La historia me conmovió, y hoy ya nadie recuerda a los Argensolas, a Mendoza, o a Arce y muy pocos al conde de Lemos, quienes nunca supieron a quien estaban despreciando.   -   saulgodoy@gmail.com

Doble juego, o el fin de la inocencia



Pienso y creo que Nicolás Maduro en unos de sus recientes viajes secretos a Cuba, recibió instrucciones del gobierno cubano de otorgarle todo el financiamiento y el apoyo necesario al grupo guerrillero de origen colombiano, el ELN y a los grupos no desmovilizados de las FARC, para que administre una buena parte del territorio Amazonas y Bolívar, con el propósito de garantizar la extracción del oro, instalación de laboratorios de drogas, uso de pistas aéreas clandestinas y el cobro de vacunas, extorción y abigeato en todo ese territorio, esto con dos propósitos: por un lado, garantizarle al gobierno de Maduro una parte del oro para sostener sus gastos de gobierno, y el más importante, mantener bases de operaciones y una fuerza armada móvil, operativa y con miras a convertirse en el centro principal de operaciones del movimiento subversivo colombiano, al norte del subcontinente.
Eso es lo que debió haber sucedido para explicar el tremendo embrollo en que el país se encuentra.
La guerrilla Colombiana viene ejerciendo soberanía sobre territorio venezolano en todos los estados fronterizos, los incidentes que incluyen muertes, asaltos, robo de material militar, secuestros, son todos eventos reseñados por la prensa y sobre los cuales el régimen no ha hecho nada por evitarlos y menos por contenerlos, a pesar de los innumerables planes, reforzamientos de puestos fronterizos, los operativos de las estructuras de seguridad como las REDI, los ZODI, el CEOFANB, resultan en un altísimo porcentaje ineficientes y sin resultados.
No tengo manera de comprobar mi hipótesis otra que las conexiones lógicas que obligatoriamente surgen de diversos hechos, como son la efectiva presencia de columnas de guerrilleros ejerciendo control territorial al sur de nuestro país, la poca o ninguna actividad contrainsurgente desplegada por nuestras fuerzas armadas, y toda una cantidad de sucesos criminales destacados por la prensa de masacres, emboscadas, arrestos y pugnas entre el ELN y otros factores del crimen organizado que compiten por el control de las minas, sobre todo en Tumeremo, Guasipati y El Callao, en el estado Bolívar donde se han registrado el mayor número de asesinatos.
Como todos sabemos, la agenda de Maduro con Cuba es un secreto de estado, todo se realiza a espaldas del pueblo de Venezuela, pero basta ver la caótica situación desatada en esas selvas, la inoperancia de las autoridades, principalmente de militares que tienen bajo su comando la seguridad de las operaciones en el llamado Arco Minero, y el clarísimo juego de desinformación que lleva a cabo la mismísima Comandancia de las FFAA, para involucrar y manipular hechos, personas, e intereses en un vano intento de ocultar una gravísima situación de seguridad propiciada desde el poder ejecutivo.
Para todos es conocido que nuestros cuerpos de inteligencia, tanto políticos como militares están controlados por los cubanos, entre ellos el temido SEBIN, causante de tantas desgracias y violaciones de DDHH en nuestro país, son ellos los que accionan los planes de represión y anulación de todos las fuerzas de oposición y los encargados de acallar y perseguir la protesta, tienen en sus manos los tribunales militares, el TSJ y toda la red de tribunales al servicio de esta desgraciada revolución.
¿Qué significa todo esto? Que todos los planes que se hacen por las FFAA para combatir el crimen y la subversión, a las pocas horas se encuentran en un escritorio de La Habana, para ser retransmitidos al ELN y las FARC.  Pero esta situación es mucho más grave, tanto Maduro como Padrino, están identificados en la opinión pública como agentes del régimen castrocomunista, ellos actúan como si recibieran órdenes directamente de Raúl Castro y de un grupo selecto de operadores que actúan como si fueran sus agentes de control, todo lo que pasa por sus manos pareciera, va directa o indirectamente a manos de la guerrilla, ellos saben todos los movimientos de nuestras fuerzas armadas, de allí se desprendería la facilidad con que sus ataques cobran esa cantidad de víctimas entre nuestros soldados.
¿Se ha hecho algo por parte del régimen por evitar esta peligrosa percepción? No.
Las denuncias valientemente llevada a los medios de comunicación por el diputado Américo De Gracia y por el gobernador electo y legítimo del Estado Bolívar Andrés Velásquez, a quienes han amenazado, hostigado y han tratado de involucrarlos en conspiraciones con grupos paramilitares operando en la región, los reportajes de la periodista Sebastiana Barraez, del experto en noticias criminales Javier Ignacio Mayorca, las opiniones informadas de la analista de defensa Rocío San Miguel, apuntan a que bajo estas circunstancia, jamás podremos derrotar al enemigo, todos los hechos conducen a la hipótesis de que tenemos fugas de información importantes, a muy altos niveles, que van a parar a manos del enemigo.
El más obvio alegato de la participación de las más altas autoridades militares y políticas del país, las dio el Ministro de la Defensa, General Vladimir Padrino López, cuando declaró públicamente sobre el turbio asunto de la aprensión de Luis Ortega Bernal aparente líder del ELN en el sur de Venezuela, a quien le decomisaron cédulas venezolana y Carnet de la Patria, recientemente emitidos, a pesar de tener una orden de captura por la Interpol, este sujeto, aparentemente es uno de los responsables de la muerte de tres (3) Guardias Nacionales muertos y la decena de heridos, en un ataque sorpresa por la guerrilla en Amazonas, en el sitio de el Picatonal, en contra de efectivos de las FFAA nacionales ocurridos el pasado 4 de noviembre.
Sorpresivamente el Ministro no dio ninguna instrucción, ni develó un operativo de de búsqueda y aprehensión de estos insurgentes, pero lo que sí hizo de manera patética, fue rogarle a los guerrilleros que se retiraran y ponerles música para aturdirlos, simplemente se limitó a decir que estos grupos (no los identificó como parte del Ejercito de Liberación Nacional) pertenecían a uno de los bandos de la guerra interna que se desarrolla en Colombia, y que el gobierno colombiano era el responsable de la situación.
Este apoyo fáctico en la realidad y encubierto en las declaraciones del régimen chavista hacia la guerrilla colombiana, tiene sus antecedentes con Hugo Chávez, quien le prestaba asistencia médica a sus combatientes heridos o enfermos, no fueron pocas las veces que aun conociendo la ubicación exacta de los campamentos guerrilleros en nuestro territorio, Chávez se hiciera “el chino” ante las evidencias y no hiciera nada por erradicarlos.
El régimen de Maduro fue parte importante en las supuestas conversaciones de paz en la Habana, donde el gobierno colombiano negociaba con los grupos guerrilleros y el gobierno venezolano era el garante del ELN, el gobierno colombiano y su ejército saben que cualquier información que cursen con sus pares venezolanos, es igual que dárselos a la guerrilla.
Obviando todo el contenido sobre los intereses del régimen y sus cómplices por las riquezas de oro, diamantes y coltán, que son la causa de estos peligrosos incidentes y por los cuales se han disparado alertas internacionales sobre el tráfico ilícito de estos minerales, que alimentan los cofres de guerra de la nueva ola de insurrección comunista en Latinoamérica, mi nada estimado General Padrino López, es el único responsable de la muerte de sus propios hombres, conjuntamente con el Comandante Supremo de las FFAA Nicolás Maduro Moros, ambos perdido en el laberinto de sus propias inequidades, ambos jugando un doble juego de mortales consecuencias.
La familia más cercana del dictador, el sujeto llamado “Nicolasito”, pareciera estar  involucrado, conjuntamente con la llamada Primera Combatiente, en una extensa red de extracción y contrabando de materiales estratégicos hacia Turquía, Irán, Rusia y China, es imposible no imaginarse las implicaciones de esta familia, en el tráfico de minerales estratégicos, algunos de sus miembros ya tiene prontuario como una banda internacional de lavadores de dinero de la corrupción, amparados por los fueros diplomáticos que ellos mismos irrespetan.
Cuando el Alto Mando militar se convierte en el principal sospechoso en una coladera de información hacia el enemigo, como aparentemente está sucediendo, no hay posibilidad de victoria, serían todos reos del peor delito posible: traición a la patria, pero debo advertir, esto no se trata solamente del saqueo de las riquezas minerales del país, ni de proporcionarle al ELN una base de operaciones para acciones futuras de carácter continental, no hace falta mucha imaginación para conectar todos los puntos y ver, que el escenario inmediato, no es otro que la toma militar de Venezuela por parte de la guerrilla Colombiana.
Terrible situación para nuestras ya desprestigiadas FFAA dado al calamitoso estado de su apresto. logística y quiebre de su cadena de mando, están jugando con ellas un peligroso y mortal juego de traiciones y trapisondas con un Alto Mando que aparenta a gritos estar vendido al enemigo, y haciendo que los soldados venezolanos sean las víctimas propiciatorias de un balance imposible de mantener sin bajas, generales y comandantes trabajando para los cubanos y la guerrilla colombiana, haciendo un pobre papel de autoridades soberanas, cuando la verdad no son sino socios o empleados de los enemigos de la patria, y poniendo a sus subalternos en situación de peligro, como blancos fáciles para que sus asociados practiquen el tiro al blanco con ellos.
¿Por qué no se han iniciado investigaciones para determinar responsabilidades en este turbio affair?
¿Por qué los cubanos siguen manejando importantes sectores de nuestra seguridad?
La pregunta que queda en el aire es, ya desgarrados los velos del régimen, ahora que todos los venezolanos estamos viendo al chavismo actuando en su impúdica desnudez ¿Queda algo o alguien sano dentro de las FFAA venezolanas con la capacidad de restaurar el orden violado? ¿Queda amor por Venezuela suficiente para detener esta invasión promovida supuestamente desde Miraflores?
Una situación tan corrupta y degenerada, que prácticamente implica la desaparición de toda autoridad nacional y soberana en el país, lo que significa es que todos los ciudadanos de Venezuela estamos por nuestra cuenta, sin ningún tipo de defensa sino a la que podamos recurrir cuando seamos atacados, con el riesgo de quedar involucrados en una investigación judicial “precocinada” para que aparezcamos como el enemigo.
Lo más probable que ocurra luego de esta gigantesca avalancha de mala publicidad para el régimen de Cuba, de Maduro y del Estado Mayor de las FFAA, es que se escojan grupos de chivos expiatorios que van a ser entregados para bajar la presión, quizás incluso la derrota militar de una o dos columnas del ELN en la región, pero si no se aparta a Nicolás Maduro y a sus compinches del poder, la situación continuará igual, o mucho peor, la poca buena fe que quedaba por parte de los ciudadanos hacia las FFAA se está diluyendo ante esta delicada situación.
En la Asamblea Nacional legítima y constitucional tenemos hoy en día 43 diputados que parecen no haberse enterado de los momentos tan precarios que vive la nación, son 43 personas con nombre y apellido que dicen estar representándonos en esa institución legislativa, y quienes están actuando de espaldas a nuestros intereses, apoyando con sus acciones y omisiones al régimen que hoy nos oprime, y que son los que verdaderamente están torpedeando la unidad nacional, ellos son parte de este diabólico entramado.
Una trampa 22 perfecta como las que ideó el novelista Alex Halley, en su novela homónima, una situación de la cual no hay escapatoria, se trata del ideal chavista originario, de poner a todos los ciudadanos de Venezuela bajo estado permanente de sospecha, es hoy una terrorífica realidad, por el sólo hecho de ser venezolanos estamos de manos contra la pared y apuntados con armas en la nuca por invasores comunistas cubanos y colombianos.
El círculo se cierra, y 30 millones de venezolanos seguimos marchando hacia nuestra ruina y extinción, como un rebaño de ovejas, mientras los cubanos reciben otro embarque, un tanquero lleno de esa gasolina que tanto nos hace falta.   -   saulgodoy@gmail.com



martes, 6 de noviembre de 2018

De nuevo, los intelectuales



En la historia de la humanidad ese grupo de personas, llamados intelectuales, se distinguía, entre otras características, porque eran personas con una preparación que les permitía no sólo trasmitir conocimiento, sino ser críticos de los momentos fundamentales de sus tiempos y sociedades; y en este aspecto, tenían la capacidad de evaluar, diseccionar eventos puntuales, en su mayor parte traumáticos, decisivos, que afectaron o afectan la naturaleza y el destino de las culturas de las que son parte.
Estos análisis de hechos transformadores y decisivos tenían como objeto que el resto de sus conciudadanos pudieran comprender el alcance y efectos de los mismos; pero, principalmente, la intención era que no se olvidaran, registrarlos para la posteridad.
El compromiso del intelectual era tomar parte en la historia, no simplemente narrarla, y esto lo hacían desde un punto de vista, desde unos valores y principios que habían hecho suyos y por los cuales desmontaban los acontecimientos, les daban una coherencia y los explicaban, para que la gente comprendiera la importancia de los mismos, y para compartir esa experiencia, que es lo que construye la memoria de los países y del mundo.
Las guerras, los desastres naturales, las conmociones sociales, como revoluciones, golpes de estado, magnicidios, holocaustos… los cambios ideológicos y los grandes acontecimientos científicos y culturales, debían y tenían que ser explicados por personas que tuvieran alguna comprensión de los mismos; lo hacían escribiendo, opinando, utilizando los medios masivos de comunicación y, hoy en día, las redes sociales y el internet.
Muchos de esos asuntos eran complejos y necesitaban ser pensados, por ello la importancia de la libertad y la responsabilidad de cada uno de esos comentaristas (lo que, necesariamente, implica su silencio); pero todos, sin excepciones, estaban, y estamos, sometidos a los imperativos de la ideología, porque escribimos desde unas coordenadas, referenciados en el mapa del pensamiento humano, que no inventamos, ni dominamos.
Pero una cosa es escribir para un sistema de ideas que consideramos apropiados y que encajan en nuestras circunstancias, y otra es ponernos al servicio de un aparato de propaganda, ser pagados, mantenidos, sufragados y condicionados por grupos de intereses, que “necesitan” que esa visión de los acontecimientos sea expresada de una manera y no de otra, y que sean estos intelectuales arrendados los encargados de proporcionarles las municiones.
Y es lo que está sucediendo con La Feria Internacional del Libro de Venezuela (FILVEN) 2018, un evento en que el régimen de Maduro no ha escatimado gastos para avanzar en su proceso hegemónico de indoctrinación sobre el pueblo de Venezuela, con repercusiones en el escenario regional, siendo su principal propósito demostrar que, efectivamente, existe un “pensamiento” detrás de toda la destrucción de Venezuela; justificarlo viene a ser la tarea de filósofos, historiadores, poetas, novelistas e investigadores que se reunirán en Caracas para “echar el resto” ante la eminente caída del régimen de Maduro.
Difícil va a ser ocultarle a estos intelectuales traídos del extranjero, a costa del precario presupuesto de la nación, la escasez de gasolina en un país que alardea ser petrolero, las colas de los venezolanos para adquirir bienes básicos, desde dinero, hasta comida y medicinas, las matanzas de que hacen a traición la guerrilla del ELN de nuestros jóvenes pertenecientes a las FFAA.
Imposible será maquillarles la desbocada inflación que convierte los sueldos en sal y agua, el deterioro de la infraestructura, las fallas de los servicios básicos (alerta a todas las alimañas saboteadoras del sistema eléctrico, prohibido que se vaya la luz durante la feria), la pérdida de peso de los venezolano, la gente comiendo basura en la calle.
Creo que les tocará hacerse los ciegos, sordos y mudos ante la perturbadora desolación del país y se contentarán en leer sus ponencias humanistas, de mucha fe en el futuro del socialismo, en el progreso y la paz mundial, con el sumiso público rojo rojito, aullando y aplaudiendo a rabiar, gritando consignas y demostrando un contento y una alegría incontrolables, soñando con que, al final de la jornada, podrán acceder a una de las cajas de alimentos CLAP, a un pernil, a una transferencia bancaria a sus cuentas en bolívares soberanos, devaluados mil veces, para poder comprar un cartón de huevos y no morir de hambre.
Por todos lados verán las banderas y los afiches de los responsables de sostener el socialismo en la América liberada; en las calles se disfrutará de maromeros y circos de los barrios, montajes de titiriteros y otras expresiones del arte corporal (mucho come candela y mimos en cada esquina); en las tarimas se representará episodios de la independencia, de jóvenes disfrazados de héroes de la patria, de músicos regetoneros y raperos con sus himnos al perreo y a la justicia social, cuando no improvisadas representaciones míticas de la descolonización; muchos actos oficiales condecorando luminarias del trotskismo, del leninismo y del pensamiento libertario castrista.
Será la ocasión de comprar libros sobre el comunismo a bajo costo, reimpresiones de obras que nadie ha leído o de los clásicos que todo el mundo asegura haber leído, veremos las obras completas del Comandante Chávez en sus versiones impresas, digitales, en braille, en Mandarín, de audio, al lado de todos sus videos, el compendio de sus leyes, podremos adquirir bustos, miniaturas, escapularios, su correspondencia completa con Fidel Castro… será un acontecimiento apoteósico y memorable.
Los museos estarán abiertos para que el público vea lo que queda de ellos luego de la razzia revolucionaria del patrimonio artístico de la nación, el centro de Caracas se convertirá en una Disneylandia del socialismo del siglo XXI, las noches se vestirán de nostalgia con la Nueva Trova Cubana y las hipnóticas quenas bolivianas.
No faltarán discursos recordando a los camaradas caídos, a los mártires de la revolución y, en otros espacios, para un público más selecto, los imperturbables investigadores sociales de los Think Tanks financiados por el Foro de Sao Paulo analizarán, con rigor científico y en densos cuadros en Power Point, sus alucinaciones de los Latinoamericanos, siempre más felices bajo los gobiernos socialistas.
A mí no me cabe la menor duda, que estamos en la presencia de uno de los actos de colonialismo comunista más notorios, públicos y agresivos de la historia contemporánea Latinoamericana, FILVEN es el avance manipulador de la cultura de un país con más frentes y modalidades para inocular en la mente de los venezolanos, con todo el poder mediático de la hegemonía chavista, utilizando de manera concentrada todos los medios de comunicación, una visión distorsionada de la realidad, una utopía corrupta y fracasada, y un odio de clases propios del estalinismo más abyecto y grosero, nada de lo que sucederá en su transcurso es inocente.
Por cierto, será la oportunidad dorada para descargar ante las cámaras de TeleSur, Al-Yasira, Globovisión, y otros importantes medios continentales todo el veneno acumulado contra el recientemente electo presidente de Brasil, el Sr. Jair Bolsonaro, encarnación de todas las pesadillas revolucionarias comunistas de estas últimas décadas, hombre que , sin siquiera haber empezado a gobernar, ha recibido una advertencia de la flamante defensora de los DDHH de la ONU, la Sra. Bachelet que, en nombre del socialismo, le tiene el ojo puesto.
Esos intelectuales, al servicio de la propaganda y de la opresión de la extrema izquierda, inundarán nuestro país para condenar las sanciones de los EEUU contra el pueblo de Venezuela (no hay manera de que admitan, porque en el fondo entienden, que son medidas que sólo incumben a los ladrones, corruptos y lavadores de dinero del régimen de Maduro, pero se trata de sus aliados) y nos compararán con Cuba, la eterna agredida del capitalismo imperial, que no deja de lucirse como virgen impoluta, a pesar de su injerencia y su provocación de violencia armada en nuestro continente.
Vergüenza le debería dar al ministro Villegas por prestarse a este terrible sainete comunista, a los supuestos artistas, directores de cine, artistas plásticos y escritores que se dicen venezolanos, y van a quedar registrados como colaboracionistas del desastre nacional, tratando de ocultar los asesinatos, torturas, con sus discursos sobre el arte en socialismo, porque esta Feria no es otra cosa que la continuación del horror diseñado para nuestro país en Cuba.
Vamos a presenciar, una vez más, cómo personas que tienen el saber hacer y las herramientas para la crítica se pliegan a los regímenes más sanguinarios y espantosos por una bolsa de dinero ensangrentado; veremos su inmenso desprecio por la verdad y la sensibilidad humana, mientras tratan de lavarle el rostro a una de las tiranías más despreciables del planeta… pero, mientras estos artistas e intelectuales hacen relaciones públicas y buscan financiamiento para sus proyectos personales, en medio de brindis y canapés que los venezolanos pagamos y a los que no tendremos acceso, recuerden, amigos latinoamericanos, que familias enteras estarán, en ese preciso momento, tratando de huir del país e ingresando en los suyos, buscando no morir de inanición o por la violencia gubernamental.   -    saulgodoy@gmail.com






domingo, 4 de noviembre de 2018

La cultura occidental y una caravana de migrantes



Un problema inicial es que hay muchas culturas occidentales; es casi imposible someterla a unos límites, encapsularla y decir: “esto es la cultura occidental”.
Para los norteamericanos blancos, protestantes y anglosajones, repartidos entre Norteamérica y el Commonwealth Británico, la de ellos, es la cultura occidental; para el europeo continental, sin su participación es imposible hablar de occidente; una parte importante de la tradición judeocristiana y los países que la parieron, reclaman otro tanto, ¿Y qué decir de Grecia y Roma? ¿Y de todas esas culturas subsidiarias y mestizas, creadas en tiempos de imperios coloniales en Latinoamérica y lugares tan apartados como Filipinas, partes de África y el sur del pacífico? ¿Dónde empieza y termina occidente?
Occidente hoy es una compleja combinación de razas y estilos de vida; su influjo es tan grande sobre otras culturas que muchos de los rasgos cotidianos, en la comida, el vestir, el entretenimiento y las comunicaciones, reportan un fuerte contenido occidental. El mundo globalizado no es una ficción, tiene siglos construyéndose, no puede ser obviado, como si fuera una simple tendencia o una moda, es una realidad y no va a desparecer porque alguien se declare nacionalista y cierre sus puertas y ventanas al mundo.
De hecho, estaba en la simiente de occidente convertirse en una cultura global; es su naturaleza, no tanto por la conquista a la fuerza, como estuvieron signados ciertos períodos de historia, sino por su carácter ecuménico y universal, por esa curiosidad científica y moral de escudriñar lo diferente, lo más alejado, y asimilarlo, quedarse con lo útil y descartar lo inútil.
Pero la cultura occidental tenía un problema y es que, desde muy temprano, se le quiso vincular con la raza blanca; esto porque los pueblos arios y los que luego poblaron el norte de Europa provenían de  gente de piel blanca y ojos claros, por diversas razones que no puedo explicar aquí, pero que autores como Max Weber, el mismo Karl Marx, Diamont Jarret, Neil Ferguson, Samuel Huntington, entre otros muchos, expusieron en documentados estudios, hablando de las influencias del clima, de la técnicas agrícolas, de los usos económicos y sociales, de la religión, que hicieron que unos pueblos pudieran entrar en una fase productiva y desligarse de la miseria y la escasez en que la mayor parte de la humanidad vivía… por supuesto, eso requirió de ingenio, de organización y de alcanzar metas comunes, lo que demandaba liderazgo y sentido común.
Todos los autores que he nombrado son blancos y con una herencia cultural que los hace portadores de esos valores, que los pueblos triunfadores desarrollaron en su lucha por prevalecer sobre la simple subsistencia, logrando la estabilidad necesaria para tener el tiempo y los recursos para crear culturas mucho más diversas y desarrolladas.
Tanto los pigmeos del Congo como los beduinos del Sahara eran pueblos exitosos en su relación con sus medios ambientes, pero no tuvieron las necesidades e incentivos para desarrollar técnicas y conocimientos suficientes que les permitieran dominar sus entornos y transformarlos en su beneficio, les bastaba vivir en armonía con ellos.
Y por esas diversas razones, que nada tienen que ver con la raza, pero sí con la habilidad para sustentarse en un ambiente y dominarlo, surgieron pueblos más adelantados que otros, con grados diferentes de civilización y desarrollo cultural; la raza es un valor, entre muchos, para algunos científicos es incluso un factor devaluado, que puede manipularse para demostrar muchas cosas estadísticamente, pero hasta ahora no ha sido determinante, pregúntese el lector si el jurado y la institución que otorga los Premios Nobeles no estuvieran conformados, en su mayoría aplastante, por representantes de la raza blanca ¿Habría personas premiadas de otras razas, de manera de igualar a los blancos?
Los chinos, los turcos, los japoneses, los egipcios, entre otros, tuvieron su oportunidad de convertirse en imperios, dominar sobre una porción del mundo, implantar su cultura, para finalmente desparecer como poder hegemónico.
La cultura occidental sobrevivió porque podía articularse en diversos polos de desarrollo, conservarse durante las crisis y volver a renacer con legados sembrados por el orbe y en diversos pueblos e idiomas, al punto que, cuando pudo, saltó el océano y floreció en un nuevo continente con más fuerza que nunca.
Pero ahora nos topamos con un dilema de carácter ideológico y, por supuesto, político, y es que el presidente Trump, de los EEUU, es un firme creyente de la supremacía blanca, lo que es su derecho, son creencias muy particulares, al contrario que su antecesor, el presidente Obama, quien creía en el multiculturalismo y el cosmopolitismo, en una comunión de razas… ambas son posiciones legítimas, aunque contrarias, cada una con sus argumentos y detractores.

Las angustias del Sr. S. Hutington.

Uno de los hombres que más ha influido en el pensamiento de los conservadores Norteamericanos del partido Republicano, y entre ellos en el Sr. Trump, fue Samuel Huntington (1927-2008), profesor de Harvard, investigador y autor de importantes obras en ciencias políticas, quien explicó, entre otras cosas, porque algunas sociedades, en el camino al desarrollo, no pueden producir instituciones estables para una democracia, y predijo el conflicto de las civilizaciones, principalmente entre la cultura China, el Islam y occidente; pero hay varios de sus estudios donde analiza lo que significa ser americano y cuáles son los valores que afirman esa identidad. Permitamos que sea el crítico e investigador norteamericano Carlos Lozada que, en su artículo Samuel Huntington, a prophet for the Trump era (2017), resume de manera concisa la prejuiciosa visión que desarrolló en esa parte de su obra:

En su último libro, ¿Quiénes Somos?, en el que enfatiza no sólo su visión como académico sino como patriota, Huntington revisa sus definiciones de América y los americanos. Cuando antes este credo era simplemente un subproducto de la cultura Anglo-Protestante, con el inglés como lenguaje, la fe Cristiana, la ética del trabajo y los valores del individualismo y de poder disentir como derecho, ahora afirma que se trata del núcleo central de la identidad Americana.  Amenazando ese núcleo, escribe Huntington, se encuentra la ideología del multiculturalismo: la nueva ola de inmigrantes de Latinoamérica, especialmente de México, que Huntington piensa son menos asimilables que otros inmigrantes; y la amenaza del lenguaje español, que Huntington trata como si fuera una enfermedad infecciosa para la integridad cultural y política de los EEUU. – There is no Americano dream- afirma- sólo hay un sueño americano creado por la sociedad Anglo-Protestante. Los mexicanos-americanos sólo pueden compartir ese sueño si lo sueñan en inglés.

Los Latinoamericanos estamos en una mejor posición para entender este arranque de racismo y discriminación porque hemos vivido en carne propia la ceguera del mito de la superioridad racial; sabemos que es un mito, como quienes creen que la Tierra es plana, o que existen el Cielo y el Infierno como premio y castigo en una vida posterior a ésta, el que la raza blanca sea la protagonista de los últimos y más grandes imperios de la civilización es una referencia estadística, no su causa.
No es una opinión que nos inmovilice ni que nos lleve al rencor, y menos cuando el profesor Huntington, en su estado depresivo y desesperanzado del final de su vida, veía que sus profecías sobre la decadencia de occidente, se estaban cumpliendo, algunos representantes de la raza blanca se sientes inseguros sobre su destino en medio de la enorme diferencia numérica que otras razas y culturas les oponen.
Pero Huntington cometía un error al generalizar lo que sólo quería ver, y desechaba de un plumazo todo el invaluable aporte de la cultura hispana a occidente, de la diversidad de grupos e individuos que conforman los pueblos de Latinoamérica, la relevancia y riqueza del idioma español; es innegable la contribución de los pueblos Latinoamericanos al mundo, en especial, la de los mexicanos a la cultura norteamericana.
No todos los hispanoamericanos estamos cortados por el mismo rasero, así como los hay flojos  e irresponsables, los hay trabajadores y que asumen sus compromisos; igual que entre los blancos, los hay feos y los hay bonitos, pretender estereotipar al Latinoamericano como lo trató de hacer Huntington fue un error; sólo hay que darle un vistazo a la composición de las Fuerzas Armadas en USA y podremos observar que cuenta con guerreros de origen hispano en un importante número, dispuestos a entregar sus vidas por ese sueño de libertad y liderazgo contemplado en la Constitución.
O revisemos los aportes en impuestos que hace la comunidad hispana al producto interno bruto de los EEUU y quedará en evidencia que se trata efectivamente, de una minoría productiva y emprendedora, igual en el mundo académico y científico.
Estoy seguro de que Trump asume estas posturas por interés político, tengo la impresión que sabe que es un hecho histórico inevitable que el continente americano sea el relevo de occidente - efectivamente, ya lo es - y que la influencia hispana está cambiando definitivamente ese ideal exclusivo, limitado y local que fundó la sociedad anglo-protestante; esa raza blanca y descendiente de los pilgrims, es ya una reliquia, pero su mensaje y su obra se han esparcido por el orbe.
Los EEUU se ha convertido en lo que todo el mundo sabe que es, un inmenso territorio con una gran mezcolanza de razas, no menciono a los negros porque asumo, de entrada, ya están integrados a la sociedad norteamericana, con sus problemas, pero están allí, conviviendo y construyendo una nación libre, donde los sueños se convierten en realidad si se tiene fe y se trabaja para lograrlos; la distribución racial es hoy muy distinta que hace cien años atrás, los blancos, en algunas regiones, son ya una minoría, la comodidad y la buena vida, en algunos casos, los ha hecho indiferentes a la necesidad de multiplicarse, no quieren generar prole, por lo que deben decidir con qué raza quieren llenar ese vacío demográfico, so pena de desaparecer eventualmente del escenario, con alguien más deben compartir su legado o, en su defecto, reproducirse artificialmente, clonándose masivamente.

¿De qué raza serán los norteamericanos del futuro?

Probablemente sea la raza asiática la que gane la partida, pues superan en número a los hispanos en los EEUU,  y probablemente el presidente Trump se sienta más cómodo imaginando una Norteamérica predominantemente asiática… en lo personal, no lo creo así; la emigración no puede ser eminentemente  europea ni eslava, pues ellos sufren del mismo problema, su fertilidad está estancada, pero siendo nosotros, los hispanoamericanos sus más cercanos interlocutores, porque, culturalmente hablando, profesamos muchas de las creencias y valores que identifican a estos blancos WASP, con la excepción de que no somos racistas, que nos gusta el mestizaje porque venimos de él, y la ciencia nos ha dado la certificación de calidad, pues en el mestizaje se encuentra el secreto de una vida más sana, longeva, reproductiva y resistente, proclive a cualquier cambio cultural, siempre y cuando se den las condiciones de igualdad en el crecimiento y aprendizaje en los niños.
En palabras del profesor Erik Del Bufalo, y con todo el respeto Sr, Trump - ahora si me referiré a su persona en términos personales - usted profesa una creencia “arcaica” con eso de la supremacía blanca, no es una crítica, todos, en algún momento contamos con algún arcaísmo dentro de nuestro equipaje de ideas y valores, pero creo que eso usted lo sabe; es un hombre práctico, un constructor de edificios, empresas y sueños; usted mismo lo ha dicho, ha tenido durante su vida constante contacto con el más variado tipo de gente, ha empleado, tenido, como clientes y asociados a sus emprendimientos, a toda clase de personas, y con los venezolanos, por razones de su trabajo, ha tenido relaciones con muchos que son hoy sus amigos o, por lo menos, conocidos.
Aprovecho la oportunidad para señalarle, en nombre de mis connacionales demócratas e, igualmente, nacionalistas, su interés en la situación de los desplazados venezolanos: los comunistas están destruyendo nuestro país para obligarnos a emigrar, utilizan el hambre y las enfermedades para empujarnos fuera de nuestras fronteras, con toda la intención de dañar las economías de los países vecinos, mis compatriotas están huyendo para poder sobrevivir no para tener una mejor vida, para nosotros es un asunto de vida o muerte no de calidad de vida.
Estoy seguro de que sus expresiones contra ciertos grupos latinoamericanos son una postura política del momento, y que si pudiera escoger entre las diferentes razas para buscar el mestizaje para su país, se decidiría por los hispanos, porque inevitablemente somos parte de la cultura occidental, vivimos a su lado, en este continente, no hay manera de obviarnos, y lo mejor, ya estamos integrados al modo de vida de los EEUU, aunque existan comunidades que les va a tomar un tiempo lograrlo.
Esas caravanas que se dirigen a su país son sólo gente empobrecida, que huye de la violencia de bandas criminales y de la falta de oportunidades, también están siendo utilizadas por elementos de la izquierda internacional, por gobiernos y personas que quieren verlo en dificultades, haciendo precisamente lo que está haciendo, por ello las han convocado, organizado y la están direccionando hacia sus fronteras.
Puede que haya infiltrados en esos grupos, pero el grueso son gente que no tienen otra esperanza que vivir esa vida digna que los gobiernos de sus países les han negado y para quienes los EEUU representan una mejor vida. Creo que sí se trata de un ataque en su contra y es un riesgo para la seguridad interna de su país, pero no es un ataque convencional, es una vil manipulación comunista la que le envía esa invasión de gente con fines políticos, es una técnica desarrollada por los cubanos desde hace mucho tiempo.
Yo en su lugar los recogiera, los internara en campos de refugiados, los empadronaría, para saber de dónde vienen, les diría que pueden escoger, o se regresan a sus países o serán deportados a Cuba, métalos en un buque y envíelos a Cuba, que los Marines le abran una cabeza de playa y los desembarquen, para que los comunistas se hagan cargo de ellos (puede llevarlos a Guantánamo y que entren desde allí), y con el listado en mano, cóbrele los gastos en que incurrió a los países que permitieron el éxodo.
Trate en lo posible de no dirigir una respuesta militar sobre los emigrantes que se acercan a sus fronteras, es justamente lo que quieren sus enemigos, dejarlo ante el mundo como ser inhumano y violento, utilice la respuesta militar en contra de quienes están detrás de este ataque que son los gobiernos comunistas de Cuba, Venezuela y Nicaragua, apoyados por Rusia y China y sus facciones que tienen en Washington, el problema no es sólo suyo es de todos los ciudadanos norteamericanos, incluyendo la comunidad hispanoamericana, esta es una ofensiva del bloque euroasiático utilizando como peones a esas familias centroamericanas, no confunda a su enemigo Sr. Trump
La mejor defensa es un buen ataque, imponga la ley marcial en todo los EEUU, ponga en alerta naranja a todas sus fuerzas y deshabilite con contundencia el sistema nervioso de sus enemigos en la región, lo que le están haciendo no es una broma pesada, es un acto de guerra, es la única manera en parar esas caravanas que podrían complicarle la vida en una escalada que no tendrá fin.
Si bien es cierto que algunos grupos de emigrantes se resisten a abandonar sus costumbres y rutinas raigales, que no hacen mayor esfuerzo por integrarse a la nueva sociedad que los acoge, la gran mayoría de los latinos estamos dispuestos a compartir riesgos y peligros, a poner nuestro aporte para que los EEUU siga siendo una potencia mundial; algunos Latinoamericanos deben sacudirse todavía esas telarañas del comunismo y renunciar a ciertos complejos y resentimientos, pero nada es imposible o que tome una eternidad.
De modo que guardemos las consideraciones y nuestro respeto por las brillantes ideas del profesor Huntington en otros terrenos, pero su xenofobia por los hispanos no tiene sustento en la realidad de la Norteamérica de hoy.        saulgodoy@gmail.com